zooplus.es

Consejos para que tu gato use el rascador

4gatosmadrid.org Rascar es un acto natural y necesario en los gatos. Les ayuda a estirar la musculatura, afilarse las uñas, dejar su olor para marcar territorio, liberar tensión. No solo les hace felices, es fundamental que lo hagan para tener una buena salud física y mental. Si deseas convivir un gato o ya lo haces debes entender que prohibirle rascar es como si te prohibieran a ti bostezar. Así que si alguna vez has tenido algún percance con un sofá, una silla o un mueble, no pienses que tu compañero está enfadado. Los gatos no poseen un sentimiento tan sofisticado y humano como la venganza. Simplemente ha visto un buen sitio para hacer lo que la naturaleza le manda.

En casa es fundamental que  intentemos recrear un ambiente parecido al que el gatito tendría en la naturaleza. Los rascadores serían por lo tanto un sustituto perfecto de los árboles, donde pueden trepar, refugiarse y por supuesto rascarse. Hay una serie de reglas para enseñar a tu gato a utilizarlo.

  1. Tenlo preparado antes de que llegue el gato a casa. O por lo menos no tardes mucho en adquirir uno. Si desde el primer momento se acostumbra, no adquirirá el hábito en otro rincón indeseado de la casa
  2. Ponlo en un lugar tranquilo, donde tu amigo se sienta seguro y en paz. Si está en un lugar de la casa con mucho estrés huirá de él
  3. El tamaño importa. Ha de tener una base estable y medir como mínimo la altura del gato de pié y estirado. Si parece inseguro o no le sirve para tonificar su cuerpo el instinto le dirá que busque otro lugar.
  4. Rasca tú con él. Cuando tu gato tenga confianza contigo, tú serás una referencia de comportamiento. Intenta que te vea “rascar” de vez en cuando, durante unos segundos y procura hacer ruido. Poco a poco entenderá que ese es el sitio destinado para ello. Si tu gatito es todavía bebé tendrás que ejercer de “madre/padre” y enseñarle buenas costumbres gatunas.
  5. Catnip. Para nuestros peques más rebeldes, usad “catnip”, también llamada “hierba gatera”. Es una planta totalmente natural e inocua para los gatos que desprende un aceite con un olor absolutamente irresistible. El atractivo del catnip está en su aceite volátil, específicamente en un producto químico de su aceite, la nepetalactonaEl gato se ve atraído y cae como en una especie de frenesí de placer. Lo olerá, lamerá, se restregará y durante unos minutos será muy feliz asociando el rascador como lugar amigo. La hierba gatera es más efectiva a partir de los seis meses de edad.
  6. Haz que los muebles o el sofá no sean de su agrado. Utiliza la piel de la naranja o el limón para frotar las esquinas donde no quieras que se rasque tu gato. El olor cítrico es repugnante para ellos. En tu tienda de mascotas te pueden sugerir repelentes naturales.
  7. Haz que sea divertido. Los gatos, a diferencia de los perros, no desean agradar a su dueño, puesto que establecen relaciones de iguales.  Así que no modificará un hábito hasta que no vea razón para ello. Y que mejor razón que obtener un pequeño premio cada vez que use el rascador hasta que el hábito ya lo tenga implementado.

Recuerda siempre que reñir o pegar a un gato, a parte de ser cruel, no es efectivo y el efecto que conseguiríamos será el contrario al que buscamos. Un gato con miedo desarrollará comportamientos anormales que pueden hacer complicada la convivencia. Ante cualquier duda consulta con un especialista que te asesore. La paciencia es, como siempre, la clave de todo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: