zooplus.es

Jack y Batipera

Jack 4gatosmadrid.org
Con apenas mes y medio Batipera y con menos de 3 meses Jack, ya aprendieron la dura lección de vida que es pertenecer a la calle. Nuestro pequeño Jack estaba esperando, sentado en medio de la carretera, impasible, como esperando que algo o alguien se lo llevase, sin ninguna esperanza, con un dolor que le debía atravesar los huesos y el alma.

Ese día, un caluroso domingo de julio, ahuyentando a la muerte como pudimos, decidimos apostar por el hilo de vida que le quedaba. Sólo tuvimos que tomarlo en nuestros brazos, no se resistió, por un momento pensamos que hasta estaba aliviado. Lo abrazamos y lo llevamos a un lugar seguro.
Fueros horas críticas, hidratándole, curándole las heridas externas e internas que intentamos con unas palabras dulces y unas caricias de amor que tanto ayudan. La sorpresa fue su actitud sumisa y su carácter pacífico y adorable.
Batipera 4gatosmadrid.org
Cuando por fin reaccionó al suero y le aliviamos sus ojitos, le dejamos junto a su hermana de colonia, Batipera, que habíamos rescatado unas horas antes, en un estado lamentable, su piel estaba cubierta de suciedad, tenía heridas ya cicatrizadas en su diminuto cuerpo. Sus ojitos estaban cerrados porque una costra le impedía abrirlos y al limpiarle su carita descubrimos que su ojo izquierdo estaba perdido, un hueco blanco es lo único que dejaba al descubierto su preciosa y a la vez triste mirada. El ojito derecho también está afectado pero tiene al menos algo de visión.
Cuando por fin pudimos reunirlos a los dos pequeños lo primero que hicieron fue restregarse uno contra el otro y comenzar a ronronear tan fuerte y tan claro que no tuvimos duda de que estaban agradecidos por no dejarles morir enfermos en la fría calle.
Jack y Bati 4gatosmadrid.org
En estos momentos, Jack ya ha sido intervenido y se le ha enucleado el ojito derecho porque ya no había posibilidad de recuperarlo. Está cada día más guapo, aunque ya lo era desde el momento en que lo vimos ahí sentado en la carretera, es un cachorro de 3 meses juguetón y muy cariñoso que busca estar en contacto con el ser humano ronroneando cuando lo consigue. Su compañera de juegos Bati no para de comer, creemos que por haber estado privada de alimento durante tantos días pues llegó a nosotros escuálida al igual que Jack. Su barriga cuando termina de comer parece una minipera, de ahí elegimos de forma cariñosa su nombre. Quizás no tenga nunca una vista de lince, pero sabe ingeniárselas para absolutamente todo y es que es una gatita bebé de tan solo 1 mes y medio pero muy despierta.

Ambos son unos luchadores que se merecen una oportunidad de conocer el calor de un hogar.

Esta historia, su historia, tiene que tener un final feliz.

¡Adopta!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: