zooplus.es

Los ángeles de los que nadie habla

15 de diciembre, a las 15:20, tu corazón se paró y el mío se partió en mil pedazos. Respiro porque es un acto reflejo pero mi alma está muy herida, mi mente está anclada en aquel momento en que me lo contaron, mis fuerzas, dormidas en algún lugar.
Conocí a mis Nancys por ti, fuiste la primera en recibirme, en observarme de lejos con esa mirada especial, tu ojo derecho estaba ahí pero cubierto por una tela blanca opaca, supongo que alguna infección mal curada dejó esa secuela, pero eso te hacía tan especial, mi querida Tuerty, te echo tanto de menos. Ya no volveré a verte cruzar caminando a saltitos buscando un hueco para comer tus latitas, ya no volveré a verte mirar con ese ojito pocho como te decía tan cariñosamente, ya no volveré a sonreír cuando veía alejarte, satisfecha, por haber recibido tu ración diaria, tanto de comida como de mimos, aunque fuera en la distancia, porque no dejabas que te acariciaran, aún así, eras confiada y dejabas que mi mano te rozara levemente tu cabeza mientras comías distraídamente. Aquel maldito coche nos rompió a las dos.

Te admiro por tu lucha diaria, me regalaste 4 años de conocimiento mutuo, días de lluvia, de sol abrasador, de granizo y también de días soleados y frescos en los que te gustaba tumbarte en la hierba y disfrutar del silencio de las tardes, días de angustia cuando no aparecías, de preocupación cuando llegabas cojeando con tu patita, de heridas en la cara, pero al final aparecías, pero ahora ya nunca más será así. Te tengo en mi corazón, solo por ti decidí conoceros a todos, luchar por vosotros, arriesgarme a sufrir dolor por si os ocurría algo y ahora llegó el momento de sufrir como si me estrujaran el corazón. Ahora deberás cuidar de mi, Tuerty amada, para que no me hunda y siga cuidando de tus hermanos y primos, de la familia que queda a la que igualmente adoro.

Mi gatita callejera, tan pequeña de tamaño y tan grande de fuerza a la vez. Te fuiste rápido y sin dolor pero tu ausencia es dolorosa y tardará mucho tiempo en desaparecer. Ojalá que en todo este tiempo hubieras sabido captar todo el cariño que pongo en cuidaros porque te hubieras ido muy feliz, al menos disfrutaste de la libertad aunque las consecuencias a veces son tan amargas como estas.
TE QUIERO TUERTY.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: