zooplus.es

Villarejo

Un hecho fortuito como fue el traslado laboral de una compañera a Villarejo de Salvanés hizo que repararamos en un grupo de gatos que se escondían entre los coches de un aparcamiento. Era diciembre del 2014. Un gatito que habíamos cogido, al que llamamos Raspa, nos introdujo en la vida de esta colonia tan especial. Ya en enero nos decidimos a intervenir. Lo que nos encontramos fueron tres camadas y mucho por hacer.

Se intentaron al principio poner puntos de alimentación pero desaparecían al día siguiente, así que alimentamos a escondidas, entre los coches, intentando día a día ganarnos su confiaza, observando sus caritas agradecidas tras llenar el estómago vacío.

De esta colonia se han castrado ya seis gatitas de las cuales tres han sido dadas en adopción por lo buenas que son. Todas se han capturado a mano y con transportín. ¡Son tan dóciles! Algunos son adoptables pero tan asustadizos que necesitan de personas con mucho amor y paciencia. Hemos logrado que las mamás dejen de parir. Cuando llega el duro invierno es muy difícil que los que son muy cachorros sobrevivan. Sólo nos queda intentar darles mucha grasa para que sus cuerpecitos puedan resistir las bajas temperaturas y esperar con preocupación que salgan pronto los primeros rayos de la primavera.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: