zooplus.es

Pirata

Desde la calle se oían los maullidos de desesperación de Pirata. Estaba en el interior de una nave industrial. La Colonia de Móstoles I es muy amplia y en el terreno se encuentran muchas naves y empresas donde los gatos intentan refugiarse del frío. Su alimentador, cada vez que pasaba, lo escuchaba impotente sin poder hacer nada.

Los dueños de esa nave estaban de vacaciones y no había posibilidad de acceso. Pirata solo tenía frío. En el patio exterior de la fábrica estaba intranquila el resto de su familia. Él se había quedado encerrado en el interior y al cerrar las puertas ya no pudo volver a salir. Sin comer ni beber Pirata tenía las horas de vida contadas. Tenía miedo, hambre. Gritaba por su vida.

La colonia del exterior también estaba impotente ya que no podían ayudarle y nosotros también. La angustia fue creciendo por días.  Por fin un miembro de 4 gatos y un voluntario pudieron rescatar al pequeño y llevarle de urgencia a una clínica. Además de la falta de alimento e hidratación Pirata presentaba una fuerte contusión en un ojo con un derrame importante. ¿La desesperación le hizo darse de cabezazos contra la puerta?

El ojo va mejorando lentamente. Desde el minuto uno ha sido un paciente ejemplar, ni un bufido. Ahora nos vemos incapaces de volverlo a soltar viendo su carácter que, aunque aún tímido, apunta a ser un gato cariñoso, bueno y muy educado, tiene su jaulón totalmente impoluto. Pirata ha tenido muchísima suerte y ha sido ya adoptados , pero todavía tenemos muchos gatos esperando su oportunidad ¿Quieres ser tú quien cambie sus vidas ? Si es así, ve a la sección de cómo adoptar.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: