Alma

¿Qué estarías dispuesto a hacer por tu gato? Muchos que hayáis escogido a este bello animal para compartir vuestras vidas seguro que lo consideráis miembro de vuestra familia. Si le preguntaramos lo mismo a los antiguos dueños de Alma seguro que dirían “¿hacer? ¡si no es más que un gato!”. Alma era una gatita casera. Una de las cosas que no tuvo, a parte de suficiente amor, fue una castración “¿gastar dinero?¿en un gato?”. Por eso llegó un buen día a casa embarazada y sin saber muy bien por qué. Sus humanos pusieron el grito en el cielo “¡buff, y
ahora encima esto! Mejor nos deshacemos de ella.

Leer más