zooplus.es

¿Piensa tu gato que eres tont@?

4gatosmadrid.org¿Tú gato te ve como un gigante sin pelo y un poco bobx? ¿Sientes que te mira por encima del hombro? ¿Les importamos un bledo mientras les sigamos alimentando? ¿Son adorables pero por dentro fríos y calculadores? ¿Son animales ariscos? ¿se creen superiores y quieren dominar el mundo? Las apariencias engañan.

A diferencia de los perros su lenguaje corporal es bastante distinto del humano y esto les hace no ser comprendidos. Un gesto común para nosotros como el abrazo, en su lenguaje se puede interpretar como un intento de agresión. Un gato que te mira desde la distancia parpadeando lentamente puede parecerte indiferente cuando te está diciendo que te ama y se siente feliz a tu lado. John Bradshaw, experto en comportamiento felino de la universidad de Bristol, dice que no nos ven tontos. Saben que obviamente somos más grandes y que tenemos ciertas limitaciones físicas. No escalamos, nos tropezamos con ellos, no vemos bien por la noche… Hacemos cosas extrañas. Pero a diferencia del perro no nos tratan como a una especie distinta a la suya. Nos expresan afecto o rechazo de la misma manera que lo harían con otro gato. Establecen un vínculo afectivo tan fuerte como con su propia familia natural. Para un minino casero tú eres su mundo, en absoluto indiferente.

Tal vez es un halago que te trate como a un igual. Te cuidará, te amará y a veces te echará la bronca amablemente como lo haría con su madre, con su hermano o con sus hijos. No influye si has criado al gato desde bebé o es adulto. Mucha gente piensa erróneamente que debe adoptar a un gatito bebé para establecer vínculos afectivos que nunca son posibles con un adulto. MENTIRA (Y eso te lo decimos nosotros). Es tarea del humano aprender un poquito sobre comunicación gatuna. Aprender “cómo funciona un gato”. Hay algo que parecen hacer con nosotros solamente: “hablar”. El maullido sólo se presenta en ocasiones muy puntuales en la naturaleza. Los gatos caseros saben que maullar hace que reaccionemos y les proporcionemos cosas: comida, una caricia, que les abramos una puerta. Nos ayudan y se esfuerzan en comunicarse. Vocalizan cada maullido en función de lo que pretenden conseguir a cambio creando un lenguaje bastante rico.

Ganarse su confianza es un acto de paciencia. Hay seguir el manual de la buena educación felina. Se deduce por tanto que los callejeros ven a los humanos como gatos monstruosamente gigantes, peligrosos, y hostiles que les hostigan e invaden su territorio todo el rato. ¿No te esconderías de esos monstruos? ¿No les bufarías también tú?

TrianaBaby 4gatosmadrid.org

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: