zooplus.es

Los Trasteritos, hijos de Trasta

Trasta y Livigston 4gatosmadrid.orgSu mamá había vivido protegida y calentita en algo parecido a un hogar hasta que, no sabemos cómo, fue a parar a la fría y sucia calle.

Encontró una colonia donde algún alma caritativa alimentaba a unos cuantos gatos. Ella se acercó tímidamente, al principio tenía miedo, pero el hambre pudo con la timidez y empezó a compartir con otros gatos, muchos de ellos sin castrar.

Irremediablemente pasó lo que tenía que pasar: Quedó preñada, era muy joven aún y no sabía siquiera que es lo que la estaba pasando, sólo tenía miedo, frío y hambre.

Algo empezó a crecer en sus entrañas y su instinto le llevó a buscar un sitio tranquilo donde obrar el milagro de la vida. Desgraciadamente Trasta no era experta en camuflaje ya que no estaba habituada a buscarse la vida en un lugar hostil, así es que pensó que un arbusto sería suficiente refugio para tener a sus pequeños que ya luchaban por salir. Allí en ese arbusto tuvo a sus 5 churumbeles, que limpió, procuró calor y dio de mamar con todo el amor del mundo, eran tan suyos… ya no se volvería a encontrar sola.

Pero los primeros días de abril fueron fríos y duros, ella acurrucaba a sus recién nacidos contra su cuerpecito menudo, exhausto y tembloroso. Estaba agotada, hambrienta y ese aire congelador que mataría a sus pequeños a los que ya tanto quería…

Y, de repente, la calle…….No, de repente, el milagro….


Inma había reparado en ella desde hacía unos días, le había puesto comida cerca porque la veía muy gordita, pero no sabía qué hacer… cuándo a los pocos días, un día de lluvia y viento, la vio de nuevo asustada, buscando comida, ya parida y extremadamente delgada, no dudó (ahora ya le pudo su instinto maternal y de protección), siguió a la gata y vio donde tenía a sus pequeños aún con los cordoncitos colgando. Sólo les bastó una caja y sus manos para coger a los 5 bebés y a su confiada mamá y dejarlos a buen recaudo, aunque fuera sólo un trastero sin luz lo que les podía brindar.

Contactó con 4gatosmadrid.org, ya saturados con nuevas camadas, pero volvimos a enternecernos por esa historia y esa familia que vivía en un trastero sin luz….

GOLFO, uno de los pequeños rubiales de 2 meses, juguetón, bichejo e hiperactivo.

MUÑECA de dos meses es, si cabe, la más cariñosa, dependiente y dulce de los 5 hermanos. Esta tricolor preciosa adora a su madre y busca brazos constantemente.

LIVINGSTON es un intrépido explorador, adora a sus hermanos, es un comilón insaciable y se desconecta automáticamente después de comer. Ay, barriguita llena, corazón contento y a mimir….

DORA de 2 meses es una inquieta exploradora, lo normal a su edad. Adora a sus hermanos y vela los sueños de Livingston, cuando entra en modo off.

SOUL de dos meses es un mimoso escalador, buscando siempre el contacto humano. Es un roba corazones…. Y almas

¡¡Adopta!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: